jueves, 14 de mayo de 2009

Rey de copas con un nuevo recital de fútbol

Se enfrentaban en Mestalla los dos reyes de copas, el Athletic y el Barça, con la misión de hacer olvidar el bochornoso espectáculo que dieron hace justo 25 años en el Santiago Bernabeu donde ganó el Athletic, pero eso fué lo de menos, el recuerdo es la lamentable imagen de los futbolistas liandose a patadas en una espectacular tangana que venía del partido de liga donde Goikoetxea lesionó a Maradona. Disputandose estaba la final soñada por todos cuando....El gol de Touré Yaya despertó en Mestalla a todo el mundo, al Athletic del sueño de llevarse la copa acentuado por el golazo de Toquero a la salida de un corner, y al Barça de la pesadilla que estaba viviendo en la que era incapaz de dar dos pases seguidos en la asfixiante presión de los jugadores de Caparros.

El comienzo del partido fue el previsto (salvo la caraja del Barça) presión a tope del Athletic de la que el Barça era incapaz de salir, notaban los culés las bajas de Márquez, Iniesta y Henry, sobre todo los dos primeros que dan claridad a la salida del balón que ayer recayó al 100% en Xavi; Y en esas estaba el Barça sufriendo cuando en un corner botado por Yeste y mal defendido por el “Pep Team” (y van...) llego Gaizka Toquero y de cabeza reventó Mestalla, el guión soñado por Caparros estaba servido.Previamente Pinto justificó la decisión de Guardiola de hacerle jugar la final con un paradón a tiro de Javi Martinez en la antesala del corner que supuso el gol.

A partir del gol, el Barça tomo posesión del balón, pero eso ya lo tenía previsto el Bilbao, que puso a Toquero y Llorente a presionar a Piqué, y a Orbaiz y Javi Martínez sobre Xavi y Busquets, con lo que el Barcelona se redujo a ocasionales arrancadas de Touré desde atrás en plan Beckembauer y a dos ocasiones de Bojan y Eto´o desaprovechadas por no tirar a puerta y recrearse en el recorte.
Todo se complicaba e incluso Guardiola dudaba (puso a calentar a Silvinho tras ver Touré cartulina amarilla) cuando el Marfileño volvió a arrancar aprovechando el pasillo que dejaban los vascos en su obsesión por tapar a Xavi y Piqué, burló a Toquero, se fue con calidad de Llorente, ridiculizó a Orbaiz en una demostración de potencia y fuerza y batió a Iraizoz de un zapatazo desde fuera del área que entro ajustado al palo... un golazo.
El gol despertó a los jugadores del Barça, Messi y Alves empezaron a aparecer, la presión del Athletic a decrecer, y a partir de ahí solo hubo un equipo en el campo, el Fútbol Club Barcelona.

La segunda parte recordó por momentos al Bernabeu, Messi se puso en plan crack, y tras dos internadas fallidas cogió un rechace a tiro de Eto´o y con tranquilidad puso por delante al Barça. En la jugada siguiente el propio Messi lanzo en profundidad a Bojan, que chuto ajustado a la cepa del poste en vez de dársela a Eto´o, marcando un golazo que le hacía mucha falta, y que el propio camerunés no le recriminó sino que fue el primero en felicitarle (hay que ver las ganas que tienen en el vestuario culé de que Bojan marque goles, es digno de admirar y de mencionar, porque forma parte de la dinámica ganadora de este equipo).
La puntilla la puso un genial Xavi Hernández, poniendo una falta en la misma escuadra (es imposible ajustar más un libre directo) ante la que nada pudo hacer un superado Gorka Iraizoz, que lo más que pudo hacer durante el partido fue amargar la noche a Eto´o, haciendo cuatro paradones a sendas ocasiones del nueve del Barça.
Los 25 minutos restantes fueron un suplicio para el Athletic y una delicia para los espectadores, un monólogo de pases y paredes mientras los jugadores vascos perseguían sombras, cuando llegaban a la presión el balón ya no estaba...

Lo dicho, 4-1 y nueva exhibición del Barça de Guardiola, que ya tiene la Copa del Rey, el sábado conquistará la liga salvo catástrofe y la guinda puede que llegue en Roma.

No hay comentarios: